miércoles, 22 de diciembre de 2010

volvió ojos azules...


El sábado a la madrugada tocaron la puerta de mi consultorio -casa. Acostumbrada a estos horarios abrí la puerta y era ojos azules.
"No, no no, no pienso volver a atenderte" le dije antes de que pronunciara palabra estás en un momento sumamente irracional y debería mandarte a internación.
"Y si te invito el fin de semana a Cariló?, necesito desahogarme!!!!"
Lo de Cariló me pareció interesante asi que meti la malla en el bolso y partimos.
En el viaje me habló del asco que le provoca todo lo que está pasando y tener que hacerse el humanitario por que la mina esta se hace la solidaria y me hace quedar mal...y bla bla bla.
Le dije que me parecía que él se había metido en algo que le quedaba grande. Que era más que obvio que no le calzaba y que siempre que se veía en dificultades lloraba como un niño caprichoso echándole la culpa a los demás, que , sinceramente me daba vergüenza ajena.
Me dijo, sin escucharme, que la cuidad era un asco, que se estaba llenando de gente fea que lo arruinaba todo y que encima exigían cosas.
Me dormí.
Cuando llegamos , como era diciembre, todavía el lugar estaba en construcción.
"Mirá..." le señalé "son todos trabajadores inmigrantes, ¿por qué será?, ¿será que los empresarios los contratan por que trabajan más barato?", mientras los eeñalaba pisé algo y me caí. Era un obrero agachado con una ramita buscando algo en el deck que estábamos pisando.
"¿Se te perdió algo?" le pregunté. En ese mismo momento sacó una ficha dorada con una sonrisa triunfadora, la puso en una máquina llena de muñecos de peluche y sacó un cisne enorme.
Me miró sonriente "Es el regalo para mi nena en navidad, me faltan mis otros cuatro nenes" y siguió buscando con la ramita.
Lo miré a ojos azules y le dije "Si ganaran bien no deberían estar haciendo esto, ponete en su lugar"
"Por favor!!! no hay comparación!!!" gritó
"¿Por qué?" le dije pero ya estaba subido nuevamente a la camioneta.
Me acerqué al obrero y le compre cuatro fichas "A ver como se hace" le dije realmente interesada. Saco tres de los cuatro muñecos. Volvimos a probar cuatro veces más. Como le sobraba un muñeco me lo regaló. Insistió en que me lo llevara ."Gracias!, feliz navidad!" le dije y fui hacia la camioneta "Mirá, para tu nueva esposa!!" le dije dándole el muñeco a ojos azules que se enfureció y lo tiró por la ventana.
"Al final sos peor que la mina esa!!" gritó (como siempre) y aceleró a fondo haciendo correr a la gente que hacía mandados en malla.
La casa que había alquilado era un sueño, enorme, con un parque interminable. Salió su esposa a recibirnos con una bandeja de frutas tropicales y dos mucamas inmigrantes vestidas con delantal y uniforme.
"Ah!!" le dije sorprendida "Vos también contratás gente de la que después te quejás!!!, ves como son las contradicciones??"
"Es culpa de ella!!!" gritó señalando a su mujer
Otra vez echando culpas...pensé y me fui a disfrutar la playa.

1 comentario:

  1. Ojos azules no tiene salvación, y sin embargo todavía junta votos.

    ResponderEliminar